INICIO
REVISTA HERMANDAD
NOTICIAS
AGENDA
ZONA PRIVADA
ecos-del-evangelio
Carmelitas de San José Carmelitas de San José Carmelitas de San José Carmelitas de San José
CSJ

Ecos del Evangelio

12 Agosto 2017
Guarda la barca
Domingo XIX T. O. Ciclo A.

En la primera lectura del libro de los Reyes, Dios pregunta dos veces: “¿Qué haces aquí, Elías?”. Dos veces responde el profeta: “sufro por amor al Señor”. Pocas veces pensamos en el gozo y sufrimiento como dos ingredientes del amor que se pueden dar al mismo tiempo; sólo, cuando suframos por amor entenderemos a Elías. La segunda lectura de San Pablo a los Romanos, expone el lugar especial de Israel “la salvación basada en la fe” No deben cumplir la ley sino tener fe y ser aceptados por Dios. No es difícil ver en la barca de los discípulos de Jesús, sacudida por las olas y desbordada por el fuerte viento en contra, la figura de la Iglesia actual amenazada desde afuera por toda clase de fuerzas adversas y tentadas desde adentro por el miedo y la mediocridad. “Jesús se acerca a la barca caminando sobre las aguas” y los discípulos -nosotros- no somos capaces de reconocerlo en medio de las tormentas y la oscuridad de la noche. Nos parece un fantasma, el miedo nos aterroriza y lo único real para nosotras es aquella fuerte tempestad. Este es nuestro primer problema: estamos viviendo la crisis de la Iglesia contagiándonos unos a otros con desaliento, miedo y falta de fe. No somos capaces de ver que Jesús se nos está acercando precisamente desde interior de esta fuerte crisis. Nos sentimos más solos e indefensos que nunca. Jesús dice las palabras que necesitamos escuchar: “¡Animo! Soy yo. No temas”. Pero muchas veces nuestros oídos sólo oyen el estruendo de las olas y la fuerza del viento. Si nosotras no escuchamos la invitación de Jesús a poner en él nuestra confianza incondicional, ¿a quién acudiremos? Pedro siente un impulso interior y sostenido por la llamada de Jesús, salta de la barca y se dirige hacia él andando sobre las aguas. Hemos de ver la valentía de Pedro y caminar hacia Jesús en medio de las crisis, apoyándonos no en el poder, prestigios y seguridades del pasado, sino en el deseo de encontrarnos con él en medio de la oscuridad y las incertidumbres de estos tiempos. ¿Por qué dudamos tanto nosotras? ¿Por qué seguimos buscando falsas seguridades para sobrevivir en las comunidades? Estas crisis no es el final de la fe cristiana, es la purificación que necesitamos para liberarnos de los intereses mundanos y engañosos que nos han ido alejando de Jesús a lo largo de los siglos. Él está actuando en nuestras crisis, nos conduce hacia una Iglesia más evangélica. No tengamos miedo. Como dice Santa Teresita de Lisieux: “Es mi reposo, dulzura y mi melodiosa lira tu faz, dulce salvador. ¡Es ramillete de mirra, que anhela mi corazón…!”. Amén.                                                              Hna. Carmen Rey csj
caminar
Ecos del Evangelio
Carmelitas de San José Carmelitas de San José Carmelitas de San José Carmelitas de San José
CSJ